Aunque tu vida es tuya, no es gratis.

Aunque tu vida es tuya, no es gratis.



Uno es lo que es hoy como consecuencia de las decisiones que tomó ayer, decía Virginia Satir. Por consiguiente si quiero ser una persona diferente mañana, añado yo, he de vigilar las decisiones que tomo hoy.



Cada decisión es el resultado de cómo manejamos nuestras creencias que dan paso a nuestros hábitos y comportamientos. Uno no cambia si no gana nada con ello, es cierto, por eso es interesante que nos entrenemos en visualizar un futuro mejor para emprender las mejoras ahora en el presente. Como los deportistas que visualizan como alcanzar su próximo record.



Claro que hay quien es ciego porque no quiere ver, (y menos visualizar). Por ejemplo, en cierta ocasión a un hombre que jugaba mucho al terrorismo emocional , que llevaba siempre cargadas sus armas de destrucción masiva y que disparaba con mucha frecuencia, sobre todo contra las personas que más le querían, le oí decir, que para qué iba a cambiar, que solamente lo haría cuando supiera con certeza lo que iba a ganar con ello.



Esa respuesta me llamó la atención sobre todo cuando presté atención a las presuposiciones que de ahí se desprendían:



a) Si no veía lo que iba a ganar con el cambio quiere decir que estando como estaba ganaba más.(Aunque sufriera con ello, e hiciera sufrir a los suyos)



b) Si tanto estaba ganando sin cambiar quiere decir que las personas que sufrían sus arrebatos le facilitaban eso que estaba obteniendo, tolerando y consentiendo que se mantuviera con su actitud de humillación y sometimiento contra ellas mismas.

Esto me llevó a una conclusión: cuando las personas consentimos que los otros se pasen de rosca con nosotros, no solamente contribuimos al problema sino que formamos parte del problema.

Y yo me pregunto ¿a quién le gusta formar parte de problema alguno? ¡Es absurdo!!!. Entre otras cosas porque si uno forma parte de algún problema puede ser la diana de otros muchos. ¡Puafff!!. Aunque ciertamente hay gente que prefieren ser problema a ser ignorados...haberlos, haylos.



Así pues, la vida nos pertenece, aunque hemos de ganarla , y claro para ganar algo ese algo ha de ser muy valioso ¿no?, entonces, es a lo que voy, hemos de hacer que nuestra vida sea valiosa, pues el hecho de que nos pertenezca no significa que sea gratuita, -que no valga nada-, por consiguiente hay que estar revalorizándola continuamente. ¿Cómo?, dando lo mejor de uno mismo en la medida que uno decida dar, esa medida la pone cadacual en función de lo comprometido que está con su propia vida.



Damos lo mejor de nosotros mismos cuando afrontamos desafíos y proponerse cambiar para ser mejor persona y hacer que tu vida funcione como la mejor vida que uno puede desear, es uno de los más importantes. Hablar de cambio es promoverlo, y callar el problema es conformismo. Dicen que todos quieren el cambio pero que nadie quiere cambiar, no se llega a entender que pudiendo llegar a ser un duro trabajo, y tal vez por eso, da un sin fin de satisfacciones, pues partiendo de su propia realidad, tal vez un poco precaria, uno consigue con sus sueños, sus deseos y esperanzas todo lo que le ennoblece y dignifica que es dignificar a las personas que le rodean y le quieren bien. No hay limitaciones porque hay soluciones para salvarlas.



Todo lo que está bien es susceptible de mejora y para conseguir una vida de la cual uno se sientas orgullos@ de vivir hay que saber decir "no" a lo bueno para decir "si" a lo mejor. ¿Para qué conformarse con menos???



Trata a un hombre como lo que es y lo seguirá siendo, trátalo como puede llegar a ser y lo será, dice el filósofo, empezando por uno mismo, añado.



María A.Clavel





























Entradas populares

Páginas vistas en total

viernes, 7 de noviembre de 2008

La Puerta Negra

No sé si estareís de acuerdo conmigo en que vivimos en la cultura del miedo: miedo al terrorismo, miedo a la crisis, miedo al qué dirán, miedo al futuro, miedo a mi pareja, miedo por mis hijos... Nuestros representante politicos se ocupan mucho de eso; no hay una población más facilmente manipulable que cunado se le inculca creencias de miedo, miedo que nos paraliza, que nos ata de pies, manos y mente para poder manejarnos desde la mediocridad. Este es su juego favorito para poder sobresalir como los "salvadores", los más listos e inteligentes.
Se necesita ser mezquino para humillar a sus semejantes hasta ese punto con tal de que su cabeza sobresalga de la de los demás. Eso también es actuar desde el miedo.

En fin, para no desviarme del tema de hoy, un viernes cualquiera de un noviembre preñado de noticias y "cambios" (a veces se precisa cambiar un poco para que todo siga igual) quiero hablaros de una historia que me contaron hace mucho tiempo y que expresa con gran claridad el mensaje que os quiero transmitir:

Durante una de las tantas guerras que el hombre ha provocado a lo largo de su historia, un espía fué capturado y sentenciado a muerte por un general del ejercito traicionado. El general era un hombre inteligente y compasivo, tenía fama de justo y estaba en contra del cautiverio y la tortura, por lo que siempre le daba al condenado a que eligiera su destino; éste podía escoger entre el batallón de fusilamiento o atravesar la Puerta Negra.
No era una elección fácil, entre los horrores desconocidos que podían esperarle detrás de aquella siniestra puerta y la muerte rápida, decididido a terminar con esa angustia , eligió el batallón de fusilamiento.
Desde su despacho el general oyó el estruendo de una ráfaga de disparos anunciando que se había cumplido con la sentencia . Mirandose las botas con actitu triste se dirigió a su asistente diciéndole: "Hay que ver como somos los seres humanos, preferimos lo conocido que lo desconocido; el miedo a lo indefinido nos lleva a decisiones equivocadas. Nada de lo que nace del miedo trae buenos resultados."
El asistente estaba muy intrigado y sin poder contenerse le preguntó: "¿Qué hay detrás de la puerta, mi general". Éste le respondió: "La Libertad, y he conocido muy pocos con el suficiente coraje para tomarla".

Dicen que la suerte es la suma de la oportunidad y la preparación. Si no estamos preparados no sabremos reconocer las oportunidades. Si reconocemos las oportunidades y no estamos preparados, es más sencillo ya que sólo hay un camino: prepararse para aprovecharla. Por eso la suerte, entendida de este modo, es importante para tener éxito y prosperidad en la vida. Nadie nos va a salvar, nadie regala nada por nada. El camino más fácil no simpre es el mejor. El mejor camino es el que nos pone a prueba para vencer limitaciones y desarrollar nuevas habilidades. El objetivo no se mide por el momento del logro, sino por lo que has aprendido durante el recorrido hasta alcanzarlo.

Es hora de dejar de teorizar sobre la vida y ¡empezar a vivirla!. Tal vez, para ello, necesites reconocer tu propio coraje, por lo que te propongo un reto para cuando los fantasmas te paralicen : ¡aunque tengas miedo, házlo!.

Saludos amig@s valientes.

2 comentarios:

Artemisa dijo...

Fascinante como siempre, y nunca dejas de sorprenderme... la historia de la puerta negra no sé si es de tu cosecha... pero si es así qué gran huerto tienes! y si no, con cuanta documentación cuentas... que gran archivo... no tanto por su cantidad como por la calidad de tus historias. Ya lo dijo alguien: la historia esta contada por los valientes, como tu dices, los que tienen el coraje de vivir!

Un besazo... y recomienda este blog a tu amigos y contactos... les encantará!

Silvia dijo...

Qué oportuna fui al buscarte
y qué afortunada al conocerte,
en cada encuentro contigo
se alimenta y prepara mi mente.

Créeme, esto sí que es suerte...

Un abrazo infinito