Aunque tu vida es tuya, no es gratis.

Aunque tu vida es tuya, no es gratis.



Uno es lo que es hoy como consecuencia de las decisiones que tomó ayer, decía Virginia Satir. Por consiguiente si quiero ser una persona diferente mañana, añado yo, he de vigilar las decisiones que tomo hoy.



Cada decisión es el resultado de cómo manejamos nuestras creencias que dan paso a nuestros hábitos y comportamientos. Uno no cambia si no gana nada con ello, es cierto, por eso es interesante que nos entrenemos en visualizar un futuro mejor para emprender las mejoras ahora en el presente. Como los deportistas que visualizan como alcanzar su próximo record.



Claro que hay quien es ciego porque no quiere ver, (y menos visualizar). Por ejemplo, en cierta ocasión a un hombre que jugaba mucho al terrorismo emocional , que llevaba siempre cargadas sus armas de destrucción masiva y que disparaba con mucha frecuencia, sobre todo contra las personas que más le querían, le oí decir, que para qué iba a cambiar, que solamente lo haría cuando supiera con certeza lo que iba a ganar con ello.



Esa respuesta me llamó la atención sobre todo cuando presté atención a las presuposiciones que de ahí se desprendían:



a) Si no veía lo que iba a ganar con el cambio quiere decir que estando como estaba ganaba más.(Aunque sufriera con ello, e hiciera sufrir a los suyos)



b) Si tanto estaba ganando sin cambiar quiere decir que las personas que sufrían sus arrebatos le facilitaban eso que estaba obteniendo, tolerando y consentiendo que se mantuviera con su actitud de humillación y sometimiento contra ellas mismas.

Esto me llevó a una conclusión: cuando las personas consentimos que los otros se pasen de rosca con nosotros, no solamente contribuimos al problema sino que formamos parte del problema.

Y yo me pregunto ¿a quién le gusta formar parte de problema alguno? ¡Es absurdo!!!. Entre otras cosas porque si uno forma parte de algún problema puede ser la diana de otros muchos. ¡Puafff!!. Aunque ciertamente hay gente que prefieren ser problema a ser ignorados...haberlos, haylos.



Así pues, la vida nos pertenece, aunque hemos de ganarla , y claro para ganar algo ese algo ha de ser muy valioso ¿no?, entonces, es a lo que voy, hemos de hacer que nuestra vida sea valiosa, pues el hecho de que nos pertenezca no significa que sea gratuita, -que no valga nada-, por consiguiente hay que estar revalorizándola continuamente. ¿Cómo?, dando lo mejor de uno mismo en la medida que uno decida dar, esa medida la pone cadacual en función de lo comprometido que está con su propia vida.



Damos lo mejor de nosotros mismos cuando afrontamos desafíos y proponerse cambiar para ser mejor persona y hacer que tu vida funcione como la mejor vida que uno puede desear, es uno de los más importantes. Hablar de cambio es promoverlo, y callar el problema es conformismo. Dicen que todos quieren el cambio pero que nadie quiere cambiar, no se llega a entender que pudiendo llegar a ser un duro trabajo, y tal vez por eso, da un sin fin de satisfacciones, pues partiendo de su propia realidad, tal vez un poco precaria, uno consigue con sus sueños, sus deseos y esperanzas todo lo que le ennoblece y dignifica que es dignificar a las personas que le rodean y le quieren bien. No hay limitaciones porque hay soluciones para salvarlas.



Todo lo que está bien es susceptible de mejora y para conseguir una vida de la cual uno se sientas orgullos@ de vivir hay que saber decir "no" a lo bueno para decir "si" a lo mejor. ¿Para qué conformarse con menos???



Trata a un hombre como lo que es y lo seguirá siendo, trátalo como puede llegar a ser y lo será, dice el filósofo, empezando por uno mismo, añado.



María A.Clavel





























Entradas populares

Páginas vistas en total

lunes, 10 de noviembre de 2008

La Segunda Oportunidad de Dios

En la pasada ocasión os hable de que la Suerte=Oportunidad+Preparación.
Desde esta reveladora fórmula uno tiene una única opción: estar permanentemente preparándose. Y es que, aunque no podamos controlar las oportunidades ni cuando llegan ni desde donde nos llegan, si podemos (es nuestra competencia) de prepararnos contínuamente, porque es el camino más viable para descubrir las oportunidades que el mundo nos brinda

Si bien el ser humano es limitado, su gran reto consiste en reducir las limitaciones al máximo, no sólo en cantidad, sino en intensidad.
Nuestra forma acomodaticia de vivir ha contribuido a todo lo contrario, a que cada vez nuestro círculo de influencia sea más estrecho y angosto, dando como resultado el adormecimiento de nuestra chispa creativa.

El mundo cambia con velocidad vertiginosa y lo que hoy es noticia mañana es historia, la mente necesita aprender a adaptarse con la velocidad que estos cambios requieren o pereceremos en el intento.
Estoy hablando de estar activos mentalmente, observando a nuestro alrededor porque las opciones están ahí, puede que no las veamos y por eso precisamos aprender a "ver" lo que hay y dejemos a un lado lo que "pensamos que hay".

No recuerdo exactamente en que momento leí una historia parecida a ésta, que puede ilustrar esta idea:
“En un tiempo no muy lejano, en otras tierras no tan distantes y de costumbres no tan diferentes, vivía hombre que un día decidió ir a quejarse a Dios, porque siendo un joven bueno, honrado, bien plantado y trabajador, no lograba hacer fortuna, ni conseguía que ninguna mujer quisiera casarse con él.
Un buen día, hizo un modesto hatillo y se puso en camino. Anduvo por ríos y valles hasta llegar a un bosque donde un lobo solitario le detuvo preguntándole:
- ¿ Dónde vas tan decidido?.
- Voy a quejarme a Dios. – Le respondió el joven, explicándole sus razones.
- Entiendo – dijo el lobo – Por cierto, ya que vas a verle, ¿podrías preguntarle a Dios, qué voy solitario, corriendo todo el día, buscando comida? ¿Por qué ha creado al lobo para dejarlo morirse de hambre?.
El joven le prometió que lo haría y emprendió el camino. Pasado algún tiempo se encontró con una hermosa joven que le preguntó:
- ¿ Dónde vas tan resuelto?.
- Voy a quejarme a Dios. – Le respondió el joven, explicándole sus razones.
- Te quiero pedir un favor – le respondió la joven – Ya que vas ante Dios, háblale de mi. Dile que siendo joven, hermosa y rica me siento melancólica y triste. Pregúntale qué he de hacer para sentirme feliz.
- Así lo haré – Respondió el joven y se marchó.
Un poco más tarde se sentó a la sombra de un árbol a descansar, Era un árbol muy pobre de hojas y algo desaliñado, comparado con los de su alrededor que eran grandes y frondosos, y tras preguntarle al joven a dónde se dirigía y escuchar sus razones, el árbol le dijo:
- Si ves a Dios ¿podrías hablarle de mi?. Dile que no entiendo cual es el sentido de mi existencia, ya que viviendo en un lugar tan hermoso, con luz y agua abundantes y una tierra tan fértil, ¿Qué he de hacer para llegar a ser como los demás árboles?.
- Te prometo que le contaré a Dios lo que te ocurre.– Respondió el joven al despedirse para seguir su camino.
Aún tuvo que andar unas cuantas jornadas hasta llegar a presencia de Dios y poder decirle:
- Sé que tratas a todos los hombres por igual, pero mírame, trabajo incesantemente día y noche, soy honrado y trabajador, y pese a todo no consigo hacer fortuna ni mujer que quiera casarse conmigo. ¿Dónde está tu justicia?.
- Te doy una segunda oportunidad para que seas rico, consigas una mujer que quiera casarse contigo y logres ser feliz. ¡Vuelve a casa!.
El joven se sintió profundamente agradecido y antes de emprender la marcha le expuso a Dios las preguntas del lobo, la joven y el árbol. Dios le respondió y el joven se emprendió entusiasmada el camino de regreso.
Cuando llegó al pié del árbol. Le transmitió la sabiduría de Dios:
- Dios me ha dicho que no puedes hacerte grande, robusto y frondoso como tus vecinos porque debajo de tus raíces se haya escondido una gran cantidad de pepitas de oro que te impiden alimentarte adecuadamente. Que te quiten ese oro y te desarrollarás debidamente.
- ¡Magnifico! – dijo el árbol - ¡Cava bajo mis raíces, quítame ese oro que me impide crecer y llévatelo lejos de aquí!..
El joven respondió:
- No puedo, he de volver a casa porque Dios me ha dado una segunda oportunidad.
Y dejando al árbol con su problema se fue raudo en dirección por donde vino hasta que se encontró con la rica joven desdichada.
- ¿Qué te ha dicho Díos para mi?.- le preguntó ésta.
- Me ha dicho que teniéndolo todo, juventud, belleza y riqueza, sólo precisas un marido, desear casarte con alguien con quien compartir tanta ventura.
- ¡Cásate conmigo!¡Eres buen mozo y honrado, déjame que lo comparta contigo!.
- ¡ Ni hablar! – respondió el joven - ¡ Me vuelvo corriendo a casa, que Dios me ha dado una segunda oportunidad y quiero aprovecharla!.
Y siguió su camino hasta encontrarse de nuevo con el hambriento lobo, quien le preguntó:
- ¿Qué te respuesta te ha dado Díos para mi?.
- Antes de contestarte te contaré lo que me ha pasado desde que te dejé.
Y después de describirle con toda suerte de detalles sus encuentros con la joven y con el árbol , antes y después de las respuestas de Díos, el lobo impaciente le preguntó:
- Pero, ¡Dime! ¿Qué solución te ha dado para mi?.
- ¡Ah, sí!. Díos me ha dicho que es tu destino, el de alimentarte de los idiotas que se crucen en tu camino.”
De este cuento se desprenden muchas conclusiones, a mi se me ocurren unas cuantas , pero creo que será más divertido para ti que tú saques las tuyas propias. ¡Disfruta con ello!.
Sólo un par de sugerencias de mi cosecha:
a) Procura no presentarte como un idiota ante lobo alguno, puesto que suelen estar casi siempre hambrientos y no son de los que dejan pasar las oportunidades.
b) Con esto no se pretende insinuar que si aprovechas las oportunidades que la vida te ofrece te vayas a convertir en lobo, pero, si, tal vez, en una persona con la sagacidad del lobo, y, esto resulta, después de todo, una idea bastante interesante, ¿no crees?.

Un afectuoso saludo a mis amig@s con Suerte

1 comentario:

Artemisa dijo...

Francamente genial.
Mientras esperamos la suerte no dejan de pasar cosas a nuestro alrededor: pistas en un camino lleno de semillas por sembrar y de cosechas por recoger y mientras tanto... siguen pasando cosas, llenas de oportunidades, avisos, sugerencias y puertas para ser abiertas... solamente tenemos que estar preparados... ojos abiertos y oídos al acecho de captar señales... y entonces estar presente... y hacer ... para seguir sembrando mientras la suerte se acerca... tan sigilosamente... que ni tan siquiera nos damos cuenta... Y más tarde miramos a nuestro lado... y la vemos sonreir, como una tímida y bella mujer, dispuesta a brindarnos su mano.